Cursos de Masajista

¿Te gustaría trabajar como Masajista profesional?

Masajista profesional

Masajista: una profesión en auge

En el mundo en el que vivimos, donde el estrés y la rutina son dos males modernos que hacen mella en nuestra mente y en nuestro cuerpo, el poder recurrir a un buen masajista profesional ayuda al ser humano a eliminar todas las tensiones acumuladas en su día a día, lo que redunda en su calidad de vida. En nuestra sociedad actual, el masajista tiene su lugar como cualquier profesional dedicado al bien-estar y al cuidado de la salud de las personas, equiparándose en muchas mentes a los servicios que pueden ofrecernos un buen mecánico o incluso un médico. Forman parte ya de nuestra cultura y muchos son los que acuden regularmente a su masajista de confianza para que les haga una "puesta a punto".

Salidas laborales

Las salidas laborales de estos profesionales son por tanto interesantes y deberían ir en aumento dado el ritmo de vida cada vez más ajetreado y extenuante a medio plazo en el que los humanos nos solemos mover.

Una buena salida profesional es por ejemplo establecerse como masajista por cuenta propia, dejando así libertad al trabajador para ocuparse a otras tareas laborales y/o personales, así como para dedicar su tiempo a seguir formándose en su ámbito de trabajo y/o en otros que puedan ayudarlo a mejorar en su profesión. Para ello, el trabajador deberá hacer una inversión mínima de dinero para establecerse como profesional independiente.

También se puede optar por trabajar por cuenta de una empresa dedicada a la salud de sus clientes, ofreciendo servicios de masajes como complemento a otros tratamientos corporales, como puede ser un centro de spa o un centro de estética. Así, las opciones son muchas dependiendo del interés del propio trabajador y cada uno podrá dar sus servicios donde mejor le convenga en función de su situación particular.

El masaje es una forma natural de controlar determinadas dolencias y mejorar el estrés. Los masajistas utilizando las manos realizan un estímulo físico que provoca unas reacciones metabólicas y psicológicas beneficiosas. Aplicando las diferentes técnicas y modalidades adecuadas a cada caso concreto, consiguen mejorar el dolor, controlar el estrés o relajar el estado del paciente.

Campo profesional
El estrés de la vida moderna hace que los centros de relajación estén en auge y tengan una proyección cada vez mayor. Los masajistas profesionales tienen un campo muy amplio para desarrollar su trabajo. Pueden hacerlo en centros de estética, de fisioterapia, balnearios o spas, y con una especialización más concreta en centros deportivos, gimnasios o áreas para discapacitados. Incluso pueden optar por montar un gabinete privado o dar masajes a domicilio.
Aquellos que estén interesados en practicar el masaje relajante en general tienen a su disposición cursos de preparación que les proporcionan los conocimientos necesarios sobre la forma correcta de aplicarlos y las distintas técnicas que los hacen más eficaces. Pero quienes busquen una especialización más concreta pueden optar por el quiromasaje deportivo, el masaje terapéutico, o las técnicas orientales, actualmente muy en boga, como el masaje energético y el Shiatsu. Incluso hay cursos todavía más concretos en los que se explica como hay que aplicarlos a mujeres embarazadas, bebés o ancianos.

Perfil
Quienes quieran ejercer su trabajo en este área deben de mostrar interés por los temas relacionados con la salud en general y valorar especialmente el contacto con la naturaleza y el medioambiente. La destreza manual será una cualidad necesaria para el desempeño de su tarea y también la capacidad para el trabajo en equipo y la facilidad de trato con los pacientes.

Titulaciones
Hay muchos centros, tanto públicos como privados, a nivel nacional que imparten cursos sobre masajes, desde los más generales a los más específicos, con los que se puede conseguir un título acreditativo dentro del área deseada. El Curso de Quiromasaje + Técnicas Complementarias, es uno de los ejemplos. Tiene el reconocimiento Oficial de la Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales de Canarias, dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, y una vez superado el curso, los alumnos reciben el diploma correspondiente.
Quienes busquen la especialización en masajes deportivos pueden obtener un diploma de la Asociación Española de Enseñanzas Técnico Profesionales (AEDETP) que les capacitará para ello. Además de adquirir las nociones básicas sobre los masajes, la forma de aplicarlos, sus efectos, indicaciones y contraindicaciones, deberán familiarizarse con la anatomía del cuerpo humano para conocer el funcionamiento de sus órganos y sistemas, y estudiar las causas de las lesiones deportivas, sus tipos y la manera de prevenirlas.


Masaje Tailandés: una caricia para el alma

Este tipo de masaje hace un trabajo corporal profundo, que ayuda a restablecer nuestra energía vital y a reequilibrar nuestros aspectos físicos, mentales y emocionales. Las técnicas consisten en presiones y estiramientos, presiones que se realizan con los dedos, las manos, los pies, los codos o las rodillas y siguen las líneas energéticas del cuerpo. Los estiramientos, en cambio son pasivos y nos permiten recuperar flexibilidad y alcanzar una relajación muy profunda. Este tipo de masaje forma parte de la medicina tradicional tailandesa, cuyo origen se encuentra en la India en los tiempos de Buda. Si nos fijamos, veremos que determinadas posturas y estiramientos se asemejan a ciertos movimientos del yoga. También la concentración que se da en el masaje y la sensibilidad que existe entre masajista y el cliente evoca por momentos a una sesión de meditación serena. A estos orígenes, se le sumó la influencia de la medicina tradicional china, de la que integró los principios de la acupuntura con los puntos energéticos y las presiones en varias zonas clave del cuerpo. En definitiva, es un tipo de masaje que trata la visión holística del ser humano como unidad del cuerpo, la mente y el espíritu.

¿En qué me puede beneficiar este masaje?

Este masaje, además de terapeútico, está considerado preventivo y beneficia a todos los que quieren conservar un buen estado de salud y un alto nivel de bienestar. Lo ideal es acompañar la sesión de una respiración consciente, así el cuerpo se estimula por dentro y por fuera. Cuando se recibe con regularidad, se aprecia claramente una mejoría de los sistemas nervioso, respiratorio, circulatorio, digestivo e inmunológico; disminuye el estrés, relaja zonas de tensión en todo el cuerpo, eleva el nivel de energía, aumenta la autoestima, ayuda a la digestión, combate el insomnio, incrementa la flexibilidad, libera bloqueos físicos y energéticos, y armoniza la relación psicosomática.

Historia del masaje tailandés

Su origen data de la llegada a Tailandia de los monjes budistas de la India, hacia los siglos II - III a.C., cuando se empiezan a forjar los principios de la medicina tradicional tailandesa. Su fundador, conocido como Shivagakomarpaj, era un médico del entorno directo de Buda. Debido a la transmisión oral de los conocimientos de esta medicina, son pocos escritos encontrados sobre medicina tradicional y masajes. Era costumbre en sus primeros tiempos recibir, aún se hace, el masaje tradicional tailandés en los templos budistas, considerándose una práctica sagrada.

Centros destacados